• IBERLAW

Principales problemas entre vecinos.

Es muy común que existan diferencias entre personas que conviven en un espacio determinado, debido a la diversidad de formas de pensar, maneras de vivir, educación y niveles de tolerancia.

La importancia de saber vivir, respetar las normas mínimas de convivencia establecidas y mantener límites de comportamiento en una comunidad en vital para poder habitar un inmueble.


Toda persona o familia debe conocer bien que no vive aislado, aunque habite una casa o un apartamento, pues existen leyes que rigen la convivencia, así como el uso de las propiedades residenciales, áreas comunes y dictan como debe ser la relación entre vecinos, si se cumplen se evitan inconvenientes.


Sin embargo, lo común es que se presenten variadas situaciones de conflicto por el irrespeto de las normas, que muchas de ellas simplemente tienen un origen moral, pues los habitantes en su mayoría desconocen la normativa o no le dan el valor que merece.


Los problemas entre vecinos son más comunes de lo que parece y desestimados por muchos, pues dentro de la propiedad algunas personas o familias funcionan como parcelas y se olvidan que su pared colinda con la de otros individuos que merecen tanto respeto como ellos.


Por ejemplo, el ruido excesivo en horas de descanso; fiestas que se prolongan hasta la madrugada; sonidos molestos por arreglos internos en horas no permitidas; mal uso de las zonas comunes o hacer uso de ellas sin permiso, todas las situaciones descritas degradan la vida en comunidad y hacen que el inmueble pierda valor comercial, lo que afecta a todos los habitantes de la zona.


Los problemas más frecuentes de disputas entre los vecinos se pueden resumir en los siguientes casos:

  • Morosidad

  • Daños y mantenimientos

  • Ruidos y fiestas

  • Seguridad

  • Reparaciones individuales o comunitarias

  • Gastos comunes

  • Higiene, ruidos y daños por mascotas

  • Manejo de la basura

  • Mal uso de zonas comunes

  • Hacinamiento en la vivienda

  • Subarrendamiento a personas que no fueron chequeadas


Es fundamental contar con mecanismos efectivos de resolución de estas situaciones. Agotar todas las formas de diálogo y negociación entre las partes de la manera más inteligente, paciente, asertiva, empática y amistosa posible. Si las partes no pueden solucionar entre ellas, es recomendable buscar un asesor legal experto que pueda ir dando a conocer las normativas, derechos y obligaciones inherentes y cómo deben llevarse estos procesos para el logro de las mejores soluciones posibles.


En algunas comunidades usan el juez de paz al cual se llevan los casos, en otros intervienen el ayuntamiento, así como la policía. Estas instancias tienen departamentos dedicados a la convivencia ciudadana y hay casos exitosos en que su intervención como un tercero ayuda a solventar la problemática vecinal.


Por otra parte, buscar un asesor legal no necesariamente implicará excesivos honorarios profesionales y tampoco que el caso llegará a tribunales, este trámite lo que busca es obtener información precisa de los derechos y obligaciones de vivir en comunidad y lograr evitar mayores problemas antes de que surjan.


Estos profesionales pueden colaborar en la disminución de los niveles de nerviosismo en estas situaciones y evitar desde que un vecino decida mudarse por la no resolución del conflicto, hasta que el caso llegue a situaciones de controversia penal.


Se debe trabajar en las comunidades en temas de prevención de conflictos. Hay que intentar resguardar al máximo la paz y armonía con actitudes respetuosas, tolerantes y amables, al tiempo que dar a conocer las normativas internas y externas, como también los derechos y obligaciones que rigen la vida en comunidad.


La prevención y el recordatorio constante de normas es una fase preventiva que ahorra un largo y tedioso camino legal o de resolución de conflicto en una instancia fuera del condominio, además evitará tanto pérdida de tiempo, energía y en determinados casos de dinero.

© 2018 para Iberlaw Abogados.