• IBERLAW

Qué son los Despidos individuales y colectivos?

La relación legal que une a un patrono con un o varios trabajadores se denomina: “relación laboral” la cual es aquella donde una de las partes se obliga a prestar un servicio en determinadas condiciones, denominada “trabajador”; y la otra parte a pagar una contraprestación económica indistintamente sea quien se beneficie o no del servicio prestado, denominada “patrono”. Este contrato es obligatorio entre las partes y se perfecciona con la prestación del servicio, en las condiciones estipuladas, lo que da lugar al nacimiento del derecho a exigir el pago prometido. Este pago suele estar vinculado a un periodo por lo cual, se espera sea cancelado con relación al mismo.

Ahora bien, en general cualquiera de las partes podrá dar fin a la relación laboral, ya sea por razones personales o de fuerza mayor. Cuando las razones no son imputables a terceros se suele establecer compensaciones para la parte que, habiendo cumplido su parte del contrato, resulta afectada por la terminación del contrato. Para evitar estas compensaciones, o sanciones para la parte que actúa a motu proprio, es necesario que la causa de terminación del contrato no sea imputable al sujeto que se ve obligado en consecuencia a terminar la relación laboral.


Cuando quien da fin a la relación es el patrono, hablamos de despido, y cuando quien concluye es el trabajador, hablamos de renuncia. Así, la terminación del contrato es un acto unilateral con efecto en ambos sentido que da fin a la relación laboral, extinguiendo derechos pero dando lugar a nuevas obligaciones para ambas partes; estas pueden ser el pago de lo adeudado, de beneficios contractuales y de alícuotas partes de conceptos que calculados a futuro no pueden ser pagados en su integridad pero se reconoce la fracción a la que ya se ha hecho titular la parte contractual.


En los casos de despido, estos pueden ser individuales o colectivos, atendiendo al número de sujetos o trabajadores afectados. Hablamos de despido individual cuando se termina la relación laboral para con un solo trabajador, por motivos que lo afectan directamente a él y que no pueden ser invocados frente a otro trabajador, verbigracia, el mal desempeño en el trabajo es razón de despido del trabajador con bajo rendimiento, pero no puede esgrimirse frente a otros trabajadores.


Ahora bien, si la causa de terminación de la relación es común a varios trabajadores, afectando de manera plural y a un mismo tiempo a todos ellos, estamos hablando de un despido colectivo, pues en un mismo acto se da por terminado varias relaciones de trabajo, siendo que la causa no es imputable individualmente a ningún trabajador. Un ejemplo seria en una plantación afectada por una plaga o el mal clima, al despedir a los peones, no se puede imputar a uno solo de ellos la causa de terminación, sino más bien a un hecho externo, que sin embargo los afecta a todos por igual y en un mismo acto.


Esta distinción es importante pues la ley laboral establece procedimiento especiales para los despidos colectivos, así como protecciones distinta para un despido individual o uno colectivo, en el entendido que el hecho social trabajo debe ser protegido pues constituye el medio por el cual los individuos pueden satisfacer sus necesidades económicas. Por ello mientras más personas se vean afectadas en sus puestos de trabajo, mayor será el interés del estado de proteger o regular esa terminación de trabajo, para que la sociedad siga funcionando normalmente y los individuos puedan rápidamente incorporarse nuevamente en el mercado de trabajo.

© 2018 para Iberlaw Abogados.